Una foto d’estàtues i llibres cremant ha causat força rebombori a “Fotos Colomines”. Certament, la imatge produeix vergonya aliena… Vés a saber què hi vam perdre, inclosa informació nova–com apuntava en Ramon Orga–que havia recollit Mossèn Joan Segura. Els anarquistes que van provocar aquest gran cremada eren uns sectaris ignorants enduts per l’odi i l’estupidesa (cosins germans).

Ara bé, no deixa de ser cert que moltes vegades els responsables de l’església han venut el patrimoni de Santa Coloma, no pas en un context bèl·lic, sinó per pur interès econòmic. Només un exemple d’entre tants. On és, per exemple, l’antic retaule de Montargull? A casa de qui?

Aquestes dues cartes al director de La Vanguardia que transcric a continuació mostren els intents de fer un museu a Santa Coloma l’any 1893 i 1896. Hauria estat un dels primers museus de Catalunya. Ja sabem què va fer després  el Mossèn Esteve Puig amb el patrimoni del poble… Actuà com un cambrer borratxo, que per cada xarrup que serveix al client se’n posa un per ell mateix.  Precisament perquè no podem justificar unes atrocitats recordant-ne unes altres (les dels anarquistes per les dels eclesiàstics, per exemple, recorrent al pitjor dels arguments, propi d’escolars: “i tu més!”), hem de denunciar què va fer el nebot de Mossèn Joan Segura en aquest poble.

No sóc més important que un president de govern, però jo tinc dues preguntes per a vostès:

1) La següent foto és de 1918. Espero que algú pugui ajudar-me,  confirmant (o no) si al rètol que s’hi endevina a la franja esquerra hi posava “Galeria” o bé era un altre tipus d’establiment.

2) També m’interessaria saber per quin motiu fou jutjat Esteve Puig el 1906 , denunciat per Clotilde Oromí. Aquesta senyora vivia al Carrer Tallers de Barcelona, tot i que tenia patrimoni a Santa Coloma i, de fet, el 1915 es va vendre uns balcons de ferro forjat–molt probablement els què hi ha actualment a Sitges–per 525 pessetes.

34.- 1918.- Escalinata Castell

El pitjor nebot de la història de Santa Coloma va viure aquí. [Arxiu Orga]

25 AGOST 1893

El Reverendo Esteve Puig, con un celo y actividad dignos de todo encomio, lleva bastante adelantados los trabajos de colocación de los objetos que deben figurar en su colección arqueológica de la Galería del Castillo, y que no por constar relativamente de pocos ejemplares y ser fruto de la iniciativa de aquel señor, sin ánimo de herir su modestia, he de dejar de calificar de Museo; pues figuran en él objetos, y entre ellos, un reloj, un piano, una artesonada y un armario que por su doble condición histórica y artística están sin duda destinados a llamar la atención de los inteligentes, y hasta a motivar algún viaje acá, de entre los amateurs de lo antiguo y de lo bello.

El reloj, principalmente, es de lo más curioso y sencillo. Cuatro ruedas, un balancín, una cuerda con un peso de piedra, y dos esferas movibles; de manera que siento no tener un dibujo a mano para mandárselo.

Por supuesto que la referida plaza ha sido restaurada y montada por el propio coleccionador, lo cual demuestra que conoce los principios de mecánica; abundando en la opinión de que se remonta a la primitiva época de la relojería, por allá al siglo X.

Ha logrado aquel señor imprimirle una marcha bastante regular.

Sin ser perito en la materia, terminaré diciendo que sin duda cualquier aficionado ha de considerar provechosa la visita a dicho Museo.

El Corresponsal

Mn._Joan_Segura_i_Valls

“Els Monuments són la història vivent i palpitant dels pobles”, Prefereixo pensar que Mossèn Joan Segura, mort el 1909, no sabia res dels projectes del seu nebot

 

18 GENER 1896

Señor Director de La Vanguardia,

Cada vez que contemplo esta gran masa de piedra que se llama el castillo señorial, de cuya mayor grandiosidad, aún por lo que al proyecto del edificio se refiere, y que en parte quedó sin terminar, a juzgar por la situación de la magnífica torre que debiendo ser, según parece, el eje del edificio, se deja ver casi la mitad en descubierto, da una idea de la respetable extensión de terreno y edificado que comprende el proyecto.

Iba a decir que cada vez que tropieza mi mirada con el edificio en cuestión, al par de acudir a mi memoria legendarios sucesos, como que de él arrancaron familias ilustras, de noble extirpe e histórico abolengo, formulo en mis adentros un voto de censura por el abandono y estado semiruinoso en que se halla un monumento que si no encierra bajo el punto de vista artístico joyas de indiscutible mérito, bástenle en cambio para inmortalizarle las célebres azañas de aquel tan renombrado caudillo, virrey que fue de Cataluña, don Dalmacio de Queralt, a quien perteneció el castillo.

Y como si el abandono no fuese suficiente, aún vinieron tras sí no hace mucho, extrañas mutilaciones, desapareciendo con las mismas los cuatro torreones de las esquinas, que al mismo tiempo que le adornaban, dándole carácter de época y de señorial mansión; así como también la fuente central del patio, y el cual por otra de aquellas anomalías en parte está ocupado hoy por una fábrica de tejidos, que para colmo de desdicha, además del consiguiente estorbo desfigura el magnífico golpe de vista que ofrecía la suntuosa y esbelta fachada que comprende, o comprendía, toda la anchura del patio referido y sitio este que servía de esparcimiento desde inmemorables tiempos a la gente del pueblo, muy particularmente en invierno, y que sería sin duda con el beneplácito de los señores Condes y para distracción y solaz al propio tiempo de los mismos.

Ya no me cabe duda de que si el señor conde de Santa Coloma, o actual sucesor del mismo, que hoy reside en Madrid, viera con sus propios ojos el estado poco satisfactorio de su edificio, en honora siquiera a sus venerados recuerdos de familia, trataría de efectuar en él las reparaciones que su buen nombre reclama y su conservación exige.

El Corresponsal 

 

14 AGOST 1901

Mañana, 15 del actual se celebrará en Santa Coloma de Queralt una solemne fiesta en honor de una nueva y valiosa imagen de Santa Coloma, que será llevada en procesión por las calles para colocarla en el altar mayor de la iglesia parroquial, como excelsa patrona de la villa.

El Corresponsal

 

Transcripció: Guillem Carreras. Març ’14

Advertisements